¿Qué es el MBSR?

MBSR son las siglas (en inglés) de Mildfuness Based Stress Reduced (es decir, Reducción del Estrés Basada en el Mindfulness), pero, antes de explicarte en qué consiste este programa, mejor te cuento cómo llegué al Mindfulness, porque precisamente lo hice a través de uno de estos cursos.

El un momento de crisis en mi vida, alguien me regaló el popular libro de Eckhart Tolle ‘El poder del ahora’. Ni que decir tiene que me encantó y que me abrió la puerta a un mundo de posibilidades. Básicamente, este ‘best seller’ de inspiración budista apela a que dejemos de identificarnos con nuestros pensamientos, miedos y emociones negativas, que nos secuestran de la realidad del día a día, para disfrutar del presente con plena conciencia.

El programa MBSR fue creado por Jon Kabat-Zinn y se puso en marcha a finales de los 70 para luchar contra el dolor crónico, la ansiedad y el estrés

El curso dura ocho semanas y pretende que los participantes vivan en el presente y dejen de estar secuestrados por sus pensamientos

Estudios científicos

Numerosas investigaciones han avalado la eficacia del programa

Sesiones y entrenamiento

Combina intervenciones en grupo con prácticas diarias en casa

Una transición que produce un cambio en la manera en la que percibimos y afrontamos la vida. Sí, vivir el presente está muy bien y ciertamente es liberador porque dejas de estar atrapado por tus pensamientos y obsesiones. Pero ¿cómo se entrena esta forma de vivir? ¿Cómo conseguimos instalarnos en ese ‘modo conciencia plena’ de forma permanente?

Haciéndome estas preguntas fue como llegué a otro libro: ‘Vivir con plenitud las crisis’, de Jon Kabat-Zinn, que, precisamente, es la persona que impulsó los programas MBSR para entrenar ese modo de estar en el mundo. Según precisó durante su intervención en el Congreso Internacional de Mindfulness de Zaragoza, celebrado en junio del 2018, decidió ponerlos en marcha “para liberar a las personas del sufrimiento innecesario”.

Kabat-Zinn, que es biólogo molecular, creó este programa en 1979 en el Centro Médico de la Universidad de Massachusetts (EEUU) para atender a personas que sufrían de dolor crónico o pacientes que tenían altos niveles de estrés y ansiedad debido a las enfermedades que padecían, pero que, sin embargo, no conseguían disminuirlo con los tratamientos farmacológicos convencionales o, sencillamente, no querían atiborrarse de pastillas que los desconectaban de la realidad.

Desde el principio, su programa fue un éxito y, además, durante todos estos años de funcionamiento ha obtenido el aval científico gracias a numerosos estudios de investigación que han demostrado su eficacia.

El cultivo del Mindfulness pasa por prestar atención a cosas en las que, habitualmente, ni siquiera pensamos

En su libro, Kabat-Zinn explica que su programa se basa “en un entrenamiento riguroso y sistemático en Mindfulness, una forma de meditación originariamente desarrollada en las tradiciones budistas orientales que consiste, dicho en pocas palabras, en ser consciente instante tras instante sin juzgar”.

Y añade: “El cultivo del Mindfulness pasa por prestar una atención deliberada a cosas en las que, habitualmente, ni siquiera pensamos. Se trata de un enfoque sistemático para desarrollar en nuestras vidas nuevas formas de control y sabiduría, basadas en la capacidad de prestar atención y en la conciencia, intuición y compasión naturalmente derivadas de prestar un determinado tipo de atención”.

En este sentido, destaca que Mindfulness “consiste en mirarse profundamente a uno mismo con la intención de conocerse y entenderse mejor. Por ello puede ser aprendido y practicado sin necesidad de embellecerlo con adornos procedentes de las culturas orientales o justificarlo apelando a alguna autoridad budista”.

¿Y en qué consiste exactamente este programa? Los cursos son en grupo y tienen una duración de ocho semanas, en las cuales hay una sesión conjunta semanal de dos horas y media de duración, en los que se abordan diversos contenidos sobre la gestión de las emociones o la reactividad incontrolada ante acontecimientos y situaciones que nos disgustan.

Aparte de estos encuentros, el eje sanador del programa se haya en los entrenamientos que los participantes tienen que realizar diariamente en sus casas, que consisten en meditaciones guiadas y estiramiento tipo yoga de unos 45 minutos.

El programa pretende que nos miremos a nosotros mismos con la intención de conocernos y entendernos mejor

Además, hay otro tipo de prácticas informales en las que se entrena la atención plena realizando ejercicios con actividades rutinarias del día a día, y una jornada especial con un retiro de silencio que dura entre seis y ocho horas.

Los principales beneficios del programa MBSR es que ayudan a los participantes a desembarazarse de la rumiación (pensamientos obsesivos que suelen secuestrarnos) y a estar más presentes en sus vidas.  El Mindfulness proporciona herramientas para observarse a uno mismo y darse cuenta que no somos los pensamientos o las emociones negativas que a veces surgen de nuestras mentes. Una constatación que es liberadora.

A raíz del éxito del formato del programa MBSR, han aparecido otros cursos basados en el Mindfulnes y con una estructura similar, pero que abordan otros contenidos como pueden ser los trastornos alimentarios o la mala relación con la comida, la adicción a las drogas o el dolor crónico, como los impulsados por  Valerie Mason-John y Vidyamala Burch, autora de ‘Tú no eres tu dolor.